Juan Benet finge ordenar sus cuentos