Antonio Mira de Amescua, Bueno es callar