«Amable y desierta arquitectura»: las ruinas en la poesía de Quevedo