Herbert Wernicke y la renovación de la escena teatral contemporanea