"New York en un poeta": Federico García Lorca y el límite de la autorrepresentación