A propósito de Félix de Azúa: la pasión del error